viernes, 29 de diciembre de 2023

El reencuentro- Antonio Miguel Oliveros Quiroga



Hacía poco que habían inaugurado el local y él había estado fuera todo el verano, así que estaba decidido a comprobar lo que le habían contado y para eso el mejor día para hacerlo era este. No solía ir por este tipo de locales pues el baile no era su fuerte y para tomar una copa con los amigos prefería otros sitios más tranquilos, pero sabía que ellos estarían allí y quería celebrar su vuelta del veraneo. Para el día de la semana que era le sorprendió la cantidad de gente que había, sus amigos le esperaban junto a una de las barras del bar, porque no habían conseguido mesa por estar todas reservadas, así que se dispusieron a tomar algo y cuando se cansaran saldrían a alguna de las terrazas existentes en el exterior. Así fue como coincidieron con un grupo de chicas que como ellos habían salido a la terraza para descansar y tomar algo al aire libre. Estaban en mesas contiguas y él se quedó mirando a una de las chicas a la que no tardó en reconocer pues era una antigua compañera de instituto, pero que hacía varios años que no la había vuelto a ver El cambio que esos años habían realizado en su cuerpo fue lo que más le impresionó, era guapísima, su melena morena, los ojos grandes, alta y un cuerpo exuberante.

Ella se dio cuenta que la miraba y al cruzar sus miradas le sonrió, lo que le confirmó que también le había reconocido, eso le sirvió para levantarse de su silla y dirigirse a saludarla. Él se acercó un poco cortado y no sabía cómo expresar su alegría... ¿con un beso en la mejilla y cómo estás? ¿darle la mano y qué tal?... en ello pensaba cuando llegó a su altura y cuando reaccionó estaban abrazados con sus cuerpos estrechados, tras un fuerte abrazo por parte de ella su corazón latía como un caballo desbocado. A continuación empezaron con las preguntas y los recuerdos durante un buen rato, que se despidieron de sus respectivos grupos de amigos para irse a otro lugar donde estuvieran más tranquilos y disfrutar del reencuentro con más calma, pues ella también se había quedado sorprendida al reconocerlo y el volver a encontrarse prometieron no tener que estar tanto tiempo sin verse. Han pasado muchos meses desde aquel reencuentro y las cosas no pueden ir mejor, al cabo de unos meses se habían ido a vivir juntos, y cada día eran más felices, pues sus vidas se habían adaptado incluso tenían en mente pasar por el altar, pero antes pensaban pasar unos días de descanso antes de la época estival y que tenían planeado hacía tiempo. La casa rural estaba en un pueblo de montaña y como era primavera el campo estaba como un jardín lleno de flores y rebosante de colores, por los arroyos corría el agua transparente y fría del deshielo de las montañas cercanas que habían estado nevadas durante todo el invierno. Era como la estampa que les había hecho elegir ese lugar para celebrar el primer año juntos y todo estaba saliendo como ellos habían planeado, los días que llevaban allí eran los más felices que podían imaginar y así fue hasta la última tarde que después de comer decidieron dar un paseo por los alrededores antes de partir y dejar la casa. A la vuelta para recoger sus cosas de la casa vieron que la puerta estaba abierta y la habitación de la entrada toda revuelta, oyeron un ruido en el piso superior que los sobresaltó, e intentaron salir de la casa pero al volverse se dieron cuenta que había una persona en la puerta de la entrada que les impedía el paso con un arma en la mano, esto les hizo retroceder hasta la mesa que estaba en el centro y parar en seco.

Al momento otro individuo salió de la habitación dirigiéndose al del arma y le dijo que no había encontrado nada de valor y que lo que tenían no era lo que buscaban, mientras el primero seguía amenazándoles, el otro les ató las manos atrás pidiéndoles todo lo que tuviesen de valor y una vez que se lo entregaron a él le golpearon en la cabeza dejándolo aturdido y lo sentaron en el sofá, a ella la violaron una y otra vez en la alfombra mientras gritaba de dolor y a él le apuntaban con la pistola en la frente. Así durante un tiempo que se les hizo interminable hasta que por fin los asaltantes decidieron marcharse y dejarlos tirados en el suelo. Estaba ya anocheciendo cuando ella pudo quitarle las ligaras de las manos, estaba bañada de sangre y no dejaba de llorar, él una vez libre la llevó al baño y ayudó a que se aseara un poco, no deba crédito a lo ocurrido intentaba consolarla pero era tanto lo sufrido que no podía tranquilizarla, buscó entre el desorden de la estancia la llave del coche para llevarla al hospital más cercano, cuando por fin dio con ella se dispusieron a marchar sin recoger nada pues los habían dejado sin los teléfonos móviles y sin el dinero. El estado de nervios que llevaba él y el desconsuelo de ella eran muy grande y la carretera estrecha llena de curvas se hacía interminable, cuando ya se divisaban las primeras casas de la población el coche se salió de la carretera y se precipitó por un terraplén dando varias vueltas de campana. Él salió despedido del interior del vehículo sin darse cuenta de lo ocurrido, perdió el conocimiento y no lo recuperó hasta pasadas varias horas en la habitación de un hospital. Ella quedó atrapada en el vehículo y sin vida, a causa de los golpes como consecuencia de las vueltas que dio el coche hasta el fondo del barranco y cuando llegaron las asistencias no pudieron hacer nada por ella. Desde entonces él no puede con la pena por la pérdida de la persona que más quería y que nada pudo hacer por ella cuando tuvieron el fatídico accidente, por culpa de unos indeseables para robarles sus vidas y la felicidad de dos personas que se amaban. Ahora con la caída de la noche le llega la tristeza, cuando duerme las pesadillas le hacen despertar con sobresaltos y miedos que no puede controlar, esto le pasa desde recobró la conciencia en el hospital donde estuvo ingresado y desde entonces vive con una gran amargura, por haber perdido a la persona que más ha querido. Desde el fatídico accidente deambula cada noche por los barrios más problemáticos de la ciudad y no sabe muy bien lo que busca pero tampoco se lo ha planteado nunca, se limita a dar vueltas por las calles y de vez en cuando entra en algún bar a tomarse una copa y observa a los clientes que hay, porque sus pensamientos siempre están los asaltantes que por su culpa perdió su amor y trágico final que tuvo. No se le borran las caras de los dos agresores y el sufrimiento al que les sometieron con el bárbaro y salvaje abuso sexual a ella, nunca lo podrá olvidar porque es como un puñal clavado en su pecho. No ha imaginado cómo reaccionaría si se los volviera a encontrar, pero tiene la esperanza de que algún día se hará justicia aunque el tiempo pasa y las autoridades no han avanzado en sus averiguaciones a pesar de tener las referencias personales del aspecto físico de los asaltantes. A ellos les podrán juzgar por el asalto por la violación cuando los detengan, pero él mismo también se siente culpable por no haber tenido calma en la conducción en una carretera tan peligrosa que apenas conocía, los nervios y la rabia le jugaron una mala pasada con la precipitación que le condujo el asalto y trágico final. En esto pensaba mientras caminaba por una calle cuando de uno de los locales salían gritos de auxilio y el sonido de un disparo le llamó la atención, corrió hacia la puerta de entrada, pero al llegar algo le detuvo en seco y cayó al suelo, le paso una persona por encima apresuradamente y acto seguido un nuevo disparo sonó en el interior, pero no llegó a dar en el blanco, pues a quien iba dirigido ya había escapado corriendo y giraba la esquina. El hombre con el arma en la mano se paró en la puerta y al verlo en el suelo, le ayudó a levantarse mientras no dejaba de mirar al que yacía en medio del local, se fue hacia él y comprobó que aún vivía, inmediatamente llamó a la policía y se aseguró que no podía escapar. No tardaron en llegar policías, ambulancias y curiosos, que se acercaron al escuchar el jaleo... pero la sorpresa fue cuando las asistencias giraron la cara del herido él no lo podía creer... era uno de los asaltantes de su desgracia, así se lo comunicó al policía que le estaba interrogando como testigo, era el que le ató las manos y vigilaba mientras el otro violaba a su novia…En la declaración del dueño del establecimiento contó que estos dos individuos eran muy conocidos en la zona y aprovecharon en el momento que no había nadie en el bar para intentar robarle , le encañonaron con la pistola pero en un descuido él se la quitó de las manos al que parecía llevar la voz cantante el otro intentó apuñalarle y por eso disparó, al verse desarmado el primero, salió corriendo y tropezó con el que acudió al auxilio pero consiguió escapar antes del segundo disparo. Al herido consiguieron reanimarle las asistencias aunque la herida era grave y tardaría en recuperarse. En su pensamiento ahora está el saber qué pasará con su caso, la policía ya sabe quiénes fueron sus asaltantes, el herido está detenido y el cómplice en busca y captura, es cuestión de tiempo su detención según la policía. Estos dos individuos no son ajenos a los arrestos por pequeños robos y asaltos a viviendas, pero nunca habían utilizado armas de fuego ni habían sido denunciados por violación, así que en esta ocasión pasarían varios años en la cárcel. Pero a él... ¿quién le quita la pena y el sufrimiento de su corazón?

No hay comentarios: