miércoles, 24 de enero de 2024

El néctar del único inocente- Cecilio Olivero Muñoz

 

EL NÉCTAR DEL ÚNICO INOCENTE 

 

Tengo la intimidad embutida en fracaso 

pero yo no le hago ningún caso, paso, 

a todos esos que andan por ahí

lampando, envidiando y hablando.

Me escucho yo solo para vivir

entre la luz me andan buscando

y yo por buscar me busco andando,

entre la ausencia de mi digno porvenir

y me embeleso cuando en el océano 

voy en velero cruzando la noche al ocaso.

No puedo del todo admitir

que fui arriero, fraile, letargo, y hartazgo

de aquellos que me dejaron algún rastro

en las comisuras de mi sinvivir,

 en el colegio castigado siempre sin patio. 

En casa jugaba soñando con miniaturas a ratos   

¿por qué acude la derrota anidada en mí?

Flipar, yo ando y desando lo andado,

soy transeúnte de mi miseria ahuecando,

de todo aquello que nunca aprendí 

aprendi que callar callan tan solo un rato.

Luego viene el ciego simulacro,

de cosas lejanas y cercanas que jamás entendí,

Canto como cantar está mandado,

 tapian mi paisaje y ríen los malvados. 

Llora uno y ríen unos mil. 

 

No hay comentarios: