miércoles, 24 de enero de 2024

La palabra gratis-Cecilio Olivero Muñoz

 



La palabra gratis pone cachonda a mucha gente. Yo escribo, pero creo que mis libros no tienen ningún interés. Ni como concursante ni como referencia, ya que ponen el acento en las enfermedades psíquicas. El estigma normalmente no proviene únicamente de gente denominada “normal”.  También proviene como reclusión social. Nada es gratis en esta vida, y el precio siempre lo he pagado yo o mis padres, y me refiero a mis libros. Vivo una vida tan precaria que me arranco las muelas que se me van a caer con las manos. Hoy le he dicho a la asistente social que, si el precio de mis lágrimas escribiendo Diez plegarias atendidas debía ser gratuito, ya que entiendo que no vale la pena regalar mis libros, aunque sean malos. La gente no lee ni las ventanas de diálogo en Internet, ¿por qué tendrían que leer mis libros? Y más aún conociendo la naturaleza que me persigue como una sombra. Hablando de sombras, para los que no lean libros les doy mi más sentido pésame, esa frase no es mía, es de Javier Cercas, el escritor da en el clavo. Ya que considero que por esa frase y por algunos libros es uno de los mejores escritores de España en la actualidad. Cuando digo lo de quitarme las muelas con las manos no exagero. Es verídico. Fui a un dentista de los baratos y me cobró cien euros. Con cien euros hago una compra en el supermercado cojonuda. En fin, que no está el horno para bollos y menos aún pare regalar libros que nadie lee y que piensan que a mí me los regalan, aunque yo no diría tanto, hay algunas personas que sí merecen que les regale libros. Y yo me siento agradecido cuando me dicen que los han leído.


No hay comentarios: