sábado, 10 de febrero de 2024

Aprender a estar solo-Cecilio Olivero Muñoz


…y tendrás que aprender a vivir contigo mismo, a estar solo. A veces es peor la soledad con pareja, ¿qué digo a veces? Siempre. Por eso la escritura es terapéutica, y leer te hace más acompañado. Escribir sin miedo y escribiendo aquello que te dices a ti mismo es la base de una buena escritura. La escritura tiene como denominador común que la soledad es el destino de tu propia metamorfosis. Y todos los individuos están relegados a cruzar por la metamorfosis del alma. Y todo lo que pueda enmendar la soledad vale la pena. El momento de la realización, de escribir palabra tras palabra te hace más solitario, pero demonios, ¿de qué sirve la compañía? Escribo demasiado sobre la soledad, y en realidad no estoy solo. Estoy conmigo. Estar contigo ante un buen libro o escuchando un audiolibro es el hecho más solitario y a la vez la cosa más emblemática en el hecho real de estar acompañado. Quien está solo no es porque lo merezca, es porque ha elegido esa opción. Y siempre, y digo bien, siempre, es la única decisión que merece la pena. Todo está escrito, es todo cuestión de parafrasear o suscribir aquello por lo que luchaste con uñas y dientes. He leído a escritores que se repiten, o caen en el reducto de la epigonía. Es importante ser valiente escribiendo, lo que es inadmisible es estar siempre llorando y compadeciéndote de ti mismo. Este mundo tiene como verdad que si dejas de ser solitario, te conviertes en un ser sometido, en una persona prisionera, aunque vivas en un hogar acristalado. Y la verdad no siempre es lo que opina la mayoría. Por un lado está la verdad, que te ofrece o soledad o pocas amistades, y por otro lado está la posibilidad de la mayoría. Ese es el motivo del porqué el mundo es una mentira. Se niega la mayor siempre. Y mientras vamos caminando dejamos caminos nuevos, vamos abriendo una ruta, ya sea escribiendo, leyendo o escuchando. Todo se compone de lo que entendamos por soledad. Muchas veces es la verdadera razón del porqué se vuelve loca la gente, pero también es el momento preciso del desengaño y por ende de recuperar la cordura…

 


 

No hay comentarios: